El Club Literario está parcialmente abierto solo en modo lectura

Philipp Vandenberg - El informe Gólgota

Lo que empieza siendo una operación rutinaria de trasplante de hígado pronto se convierte en la peor pesadilla del cirujano Gregor Gropius. Su paciente, el arqueólogo Arno Schlesinger, muere en extrañas circunstancias. Gropius es acusado injustamnete de trasplantar un órgano envenenado y decide poner en marcha sus propias investigaciones. En su deseseperada búsqueda de la verdad le ayudarán dos enigmáticas mujeres: la rica viuda de Schlesinger y una italiana que parece estar inexplicablemente involucrada en el caso.

Lectores de libros electrónicos

 Internet -desde que allá por los años 90 se convirtió en una herramienta habitual para millones de personas en el mundo- ha cambiado rápidamente la forma en la que nos relacionamos unos con otros y la forma en la que interaccionamos con nuestro entorno. Y son contadas las áreas o sectores de actividad que no se han visto fuertemente influidos. El mundo de la cultura ha visto como "lo digital" ha cambiado todas las reglas de juego y, hoy día, términos como "piratería" o "redes p2p"... son habituales en el léxico de muchas personas. Y muy probablemente veamos, en pocos años, como las mayores velocidades de conexión y la mayor proximidad entre el productor de una obra y sus potenciales "clientes" termina por modificar completamente el esquema que hoy día rige estas áreas.

¿Prever o preveer?

El verbo preveer no existe en el diccionario español. Ni tampoco ninguna de las formas conjugadas que, a veces, usamos al hablar o escribir. Así, las formas verbales preveyendo, preveyese, preveí, etc. son todas incorrectas, siendo las formas correctas previendo, previese, preví, etc.

Es éste un error común debido, probablemente, al parecido con el verbo proveer (cuyo gerundio, por ejemplo, sí es proveyendo, o su pretérito imperfecto de subjuntivo, proveyese). Sin embargo, no debemos dejarnos confundir aplicando una sencilla regla: 

CARTAS A CASANDRA XXVIII

Cartas desde el paraíso (7)

HOY, ANTE TUS IMAGENES

CARTAS A CASANDRA XXVII

Cartas desde mi infierno (21)

[i]“A lo largo de la fase fálica los hombres comienzan a experimentar sentimientos sexuales hacia sus madres; ven a sus padres como competidores y temen ser castrados, proceso que resulta en el complejo de Edipo. La obsesión en esta fase genital puede conducir a la desviación sexual o a la identificación con identidades sexuales débiles y confusas”. Sigmund Freud.[/i]

Páginas

Suscribirse a www.elclubliterario.com RSS